sábado, 21 de abril de 2012

La contradicción cotidiana

Viajando en el colectivo 37 en su ruta diaria pasando por las calles porteñas me encontré con este graffitti el cual a parte de su gran diseño y fuerza tenia una inscripción que decía: las Malvinas fueron son y serán argentinas. Yo iba sentada tranquila por suerte y esta imagen me impacto de tal manera que tuve que fotografiarla en seguida. Lo curioso de la captura fue que unos segundos después arranco el bondi y la foto me guardaba una sorpresa. En ella se había cruzado una mujer, la que extrañamente se poso en el puño de este gigante. La golpeaba, uuuuh que copado, dije en voz alta sin notar a los demás pasajeros y sus raras expresiones.

Cuando llegue a mi casa, me dispuse a bajar la imagen y la analicé desde la mujer hasta la razón de que me había salido en blanco y negro, hasta el hecho que un motociclista se había posicionado en la parte inferior izquierda cual policía con su casco observando la escena. Lo impactante de esta fotografía no solo residía en los elementos sino en lo que me llevaba a pensar, ¿que sucedería si el motociclista fuera de verdad un policía? ¿si la mujer llevara una remera de Gran Bretaña, si el sol estuviera pintado con colores fuertes y si en lugar de una banda negra hubieran personas? Todos estos interrogantes a partir de una sola foto sacada casi espontáneamente. A veces incluso lo espontáneo se encuentra un tanto planeado, y esa es la ironía de la vida. No podía evitar sacar esas preguntas de mi mente así que me dispuse a responderlas sobre la foto. La edición fue rápida. Todo lo realice a la noche con el apuro de convertir en realidad lo que pasaba por mi mente con flashes. Al final descanse sabiendo que había respondido mis preguntas. Pero como sera que cuando vas en buscas de respuestas lo que encontrás son más preguntas. Apenas resolví la imagen me preguntaba, por qué una mujer con la remera de el Reino Unido, por qué el policía por qué el puño, el golpe, las personas unidas, las naciones unidas. Y no encontré respuestas solo temas, temas de la vida, que cada vez parece mas surrealista e inverosímil que nunca. Mujeres por las calles de Buenos Aires vestidas con ropas que emulan a Gran Bretaña mientras que en otra esquina salen personas a reclamar por Malvinas escupiendo sobre los ingleses. Le preguntas a una chica cualquiera por qué usa una cartera con la bandera que se levanto en contra de nuestros soldados y te dice, solo es moda. Y es cierto, es moda, estamos en un país neo liberal que permite la conexión constante con productos y modos de vida del extranjero. Pero en los días de recuerdo a las Malvinas claro todos salimos a reclamar por esas pequeñas islas en las cuales los habitantes ni siquiera eligen estar. Es extraño a decir verdad, desde mi punto de vista, mas neutral. Yo soy argentina, y conozco la historia de Argentina con Gran Bretaña, y es quizá por eso que esta imagen me impactó y es quizá por eso que me ví obligada a realizar este foto montaje. Plantea una contradicción que nos rodea todo el tiempo y que ignoramos, porque queremos. Recordamos si, y esta bien, con el recuerdo nos sentimos mas argentinos, mas unidos, nos sentimos NACIÓN, pero hay que admitirlo si recordáramos todo el tiempo no seriamos nada mas que un manojo de prejuicios, ¿y es acaso mas prejuicio lo que necesita este mundo? El porque de la imagen y preguntas es algo que aún analizo. Pero es bastante simple un puño en la calle golpeando este maniquí que ni cuenta se da de la situación, el policía que mira sin hacer nada, mas que obvio imposible. No diseñe la imagen para demostrar por quien estoy a favor, mi realidad no es así, pero creo que hay que fijarnos un poco mas, perjudicar menos, y recordar que si recordamos todo el tiempo estariamos todos locos (más de lo que ya estamos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario